¿Por qué nuestros dientes se vuelven amarillos y no rojos o verdes?

Pourquoi nos dents deviennent-elles jaunes ? et pas rouges ou vertes ?

Papá, mamá, ¿por qué se me ponen los dientes amarillos? Si no sabías cómo responder a esta pregunta, ¡te damos las claves en este artículo!
Rojo, azul, verde o dorado, ¿qué color le gustaría tener en sus dientes? Imagina que nuestros dientes fueran de oro, ¡nuestros selfies serían mucho más apreciados en las redes sociales!
Afortunadamente, entre los colores del arco iris, el amarillo, más bien discreto, ha sido elegido para colorear sus dientes a lo largo de los años.
¿Por qué este color y de dónde viene? Te lo contamos todo
Debes saber que este color proviene de la dentina, una capa que se encuentra debajo del diente, situada bajo el esmalte. Esta capa es de color amarillo. Los colores del esmalte pueden variar a veces, ya que hay nada menos que 29 tonos de amarillo. El color de sus dientes es seguramente diferente al de su vecino. Así que dígase a sí mismo que esto es lo que le hace único




La primera causa de este amarillamiento es la herencia genética


¡Eso es! Para algunas personas, el amarillamiento se transmite de generación en generación.


Segunda causa: la higiene alimentaria


A lo largo de nuestra vida, y según nuestra higiene alimentaria, el esmalte se vuelve más fino y menos opaco. Por eso la dentina, y por tanto el color amarillo de los dientes, aparece con la edad. Los alimentos ácidos también atacan el esmalte y por eso el limón es eficaz para blanquear los dientes de forma natural. Sin embargo, hay que tener cuidado de utilizarlo con moderación.


Actualmente, un nuevo accesorio de moda ha hecho su aparición en nuestros armarios: la máscara


Sí, oculta tu sonrisa y tus dientes, pero eso no es razón para no cuidar tu salud bucal.
Es muy posible frenar el amarillamiento de los dientes gracias a diferentes trucos:

  • Es fundamental cepillarse los dientes al menos dos veces al día. ¿Problemas? Tres minutos es mucho tiempo... mucho tiempo cuando estás frente a tu espejo. Así que tenemos la solución para usted El pincel Y :) Un cepillado sencillo y eficaz en 10 segundos.
  • El té y el café son bebidas que manchan fácilmente los dientes si se abusa de ellas, así que sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo pero para frenar este amarillamiento, este consumo no debe ser excesivo. La absorción de sustancias como el tabaco también amarillea los dientes con mucha facilidad.
  • Hay que concertar una cita con el dentista al menos una vez al año. Durante esta revisión, su dentista puede realizar un raspado, que limpiará la superficie de sus dientes y estos recuperarán un color más brillante.

Esperamos que con todos estos consejos, recuperes la sonrisa de tu bebé ;)